HOLA A TODOS

Este blog se ha creado de forma secundaria al blog Adictos a la Escritura, para poder dar cabida a las publicaciones de aquellos miembros que carezcan de un lugar propio.

Un saludo

Sandra

jueves, 27 de diciembre de 2012

Título clave -Autora Aqua-

Roto

Era un concierto más. Aunque este tenía algo de particular, y es que ella, la pianista, había decidido el emplazamiento, y era en pleno campo. Rodeados de flores multicolores, con los más variopintos olores. El piano estaba a unos metros del público, era negro y bastante grande. Ella, Verónica, tenía una cascada de rizos caoba cayéndole por los hombros, y una pequeña trenza que le recogía casi la mitad del pelo. El vestido era de color crema, tenía un pequeño escote, se fruncía con una cinta azul cielo en la cintura, y le llegaba hasta las rodillas, con pequeños jirones de tela, translúcidos, adornando la parte de abajo. Llevaba unos zapatos de tacón del mismo color que la cinta que llevaba en la cintura. No iba maquillada, ni llevaba joyas, pero era hermosa sin necesidad de todo eso. El concierto estaba resultando perfecto. Verónica estaba haciendo la mejor actuación de su vida, probablemente. Cuando terminó la canción, se levantó e hizo una reverencia, sonriendo. Porque ella siempre sabía el efecto que causaba en la gente. Todos fueron a tomar un tentempié antes de que comenzara la siguiente canción. Ella fue a la cocina que habían instalado para el evento y se puso un sándwich vegetal y un vaso de agua. Todo iba bien hasta que un criado entró y a Verónica se le cayó el vaso al suelo, por el susto que le había pegado. Ella se quedó mirando el destrozo que había causado. El vaso estaba roto, hecho añicos, desperdigado por las baldosas, y entre los zapatos de Verónica. No dijo nada, ni siquiera se agachó para quitarse los trozos de encima. Se quedó en estado de shock, simplemente mirándolo. Después de unos minutos de confusión, el criado se acercó a ella y le dijo que él lo limpiaría, que saliera de la cocina.
Ella le miró, atontada, y cogió un trozo del suelo. Pensó. Miró la puerta trasera, que estaba entreabierta, dejando ver un pedazo de hierba y de cielo, de inmensidad, y fue en ese momento, cuando se dio cuenta de que nada le impedía escapar. De que ya nada importaba, de que nada le ataba ni a ese sitio, ni a nadie. Ya volvería después, si lo necesitaba. < ¿Por qué no? Me voy. Me voy ya y dejo todo esto atrás.>
Verónica pasó por encima de los cristales haciéndolos crujir a su paso. Cuando estuvo fuera, inspiró fuerte, se quitó los tacones y los tiró, haciéndoles caso omiso. Salió corriendo, mientras reía. Se arrancó los jirones de tela que sobresalían del vestido. Arrancó una manzana. Y sonrió de nuevo. Era feliz. Y eso era lo único que le importaba. Así que miró un segundo lo que dejaba, y decidió seguir su camino, su camino hacia la libertad. Y es que es increíble, como una acción tan simple, como romper un vaso, puede hacernos reflexionar sobre toda nuestra vida.

7 comentarios:

  1. Interesante retrato de la sensación de desprendimiento y libertad. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Aqua:

    Extrañé leerte. Perdona mis cinco meses de ausencia, al no mirar este blog para disfrutar leyendo tu talento literario.

    Me encantó la situación de la historia. A veces tenemos que ser libres, cuando hacemos ese tipo de osos como el que hizo, Verónica.

    Hiciste un relato sencillo pero que nos hace reflexionar que nosotros debemos darle alegría a la vida, después de tantas preocupaciones.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito relato, bien narrado.
    Beso

    Ivo

    ResponderEliminar
  4. A veces los detalles más extraños desencadenan situaciones que no esperamos. Has reflejado muy bien eso, me ha parecido interesante ^^

    ResponderEliminar
  5. Hola Aqua!

    Wow! Esa sensación de libertad que proporcionas al leer tu texto es maravillosa! Y sí acciones tan pequeñas pueden llevarnos a tomar grandes desiciones.

    Te felicito.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. NATÁLIA CAMPOS, NASCE UMA ESTRELA...
    Natália Misael Campos, 12 anos, moradora do Bairro Santa Luíza, é um talento nato. Com muita garra e simplicidade, a primogênita do casal Aline Souza Misael e Ivan da Silva Campos Jr., interpreta com louvor as canções de sua artista favorita: Aline Barros.
    Esta pequena estrela começou a cantar nos cultos realizados na 5º I.P.I de Machado. Seus pais ficaram surpresos ao presenciar sua melodia encantar a todos.
    Natália era aluna do C.A.I.C, e por indicação de uma amiga, foi convidada pela diretora Jomara Caproni para representar a escola num evento natalino, realizado na Praça Central, em 2010.
    Acompanhada ao violão pelo professor de Educação Física, Natália foi muito aplaudida.
    Em meados deste ano ela marcou presença na TV Amaral (canal online) da capital de São Paulo, e na “Pré-Marcha Para Jesus”, em Machado.
    Seu maior sonho é gravar um CD com músicas próprias, e amadurecer cada vez mais a sua voz. Por isso seus pais estão em busca de alguém que possa patrocinar (investir em) seu talento musical.
    “O caminho é longo e cheio de espinhos, mas com fé em Deus, vencerei”, disse.

    Vídeo “Ressuscita-me” (de Aline Barros) na voz da pequena Natália Campos.
    http://www.youtube.com/watch?v=FVdkaMVm6Rc




    Contatos para shows:
    (35) 8812-8129 a/c Ivan da Silva Campos
    ivanscj@hotmail.com

    ResponderEliminar