HOLA A TODOS

Este blog se ha creado de forma secundaria al blog Adictos a la Escritura, para poder dar cabida a las publicaciones de aquellos miembros que carezcan de un lugar propio.

Un saludo

Sandra

lunes, 28 de mayo de 2012

La doble imagen -Autora Ichabod-


Compañera de imagen: Ibso


El calor.

A pesar de que hacía viento, el sol de septiembre pegaba con fuerza. Su luz quemaba sin calentar, cargando la atmosfera con una sensación opresiva. El bosque estaba en calma, todo totalmente quieto como si sus moradores durmieran una siesta que nadie osaba perturbar.
El único movimiento era el suyo. Sus pasos irrumpían tímidamente en aquél caluroso silencio. Un joven muchacho caminando entre los verdes senderos sin rumbo fijo. Si cualquiera lo hubiesen visto tal vez lo hubieran juzgado como un joven vago buscando perder el tiempo, pero ellos no conocían los motivos que lo llevaban a emprender esa caminata.
Aquél errabundo muchacho finalmente se sentó sobre un tronco caído y agachó la cabeza. Comprendió entonces su acierto al llevar aquellas gafas oscuras, pues así ocultaba su mirada de la vista de los demás, una mirada que solo le correspondía a ella. La angustia le hacía latir el corazón a tal velocidad que parecía que en cualquier momento le sobrevendría un infarto. Quizás eso hubiera sido lo mejor, morir súbitamente y ser arrastrado silenciosamente hacia la nada. Por lo menos así no tendría que hacerle frente a la realidad que estaba por venir. Cada día que pasaba se arrepentía tanto de sus acciones…
De pronto escuchó pasos. Se quitó los lentes como si con eso pudiera aguzar su oído. Un ligero arrastrar de pies sobre el musgo y la hierba lo llevó a alzar lentamente su cabeza. No cabía la menor duda, ella ya se estaba acercando. Mudó su semblante de tal forma que ella no pudiera adivinar sus sentimientos, convirtiendo su faz en una pétrea máscara de emociones. Temía que, en determinado momento, ella lograra disuadirlo de la convicción que lo había llevado a ese bosque.
Entonces ella apareció detrás de un árbol, una muchacha de su misma edad. Se veía tan hermosa con aquellas flores de colores prendidas en el cabello y el níveo vestido que resaltaba su figura que el muchacho dudó por un momento de su determinación y a punto estuvo de romper su defensa. Pero no podía echarse para atrás, no más. Apretó con fuerza, pero discretamente, su puño en un intento de infundirse valor a sí mismo, de dejar atrás de una vez todo ese lastre… Debía hacerlo.
— ¿Qué haces aquí? No te esperaba sino hasta el anochecer —exclamó ella con una amplia sonrisa en el rostro.
El joven sintió ese gesto como una fría puñalada de hielo en el centro de su ser. Definitivamente debía hacerlo, así que aspiró profundamente y se puso en pie con un solo movimiento.
— Ya no vendré más, no quiero seguirte viendo —soltó tal y como lo había planeado. Lo mejor era decir las cosas sin rodeos para deglutir de una vez el trago amargo que esa decisión le suponía. Apretó los labios, esperando la respuesta de aquella muchacha a la que si vida había estado tan atada.
Contrario a toda expectativa lógica, la chica amplió su sonrisa, enseñando un par de blancas hileras, y se adelantó para tomar la mano del muchacho. Era un gesto tan cruel.
— ¿Pero qué estás diciendo?
— Que ya no quiero verte —repitió el chico. Una vez dicho por primera vez, lo demás tendría que resultar sencillo, ¿o no? Por lo pronto, se desasió de la mano de su otrora amada y dio unos pasos hacia atrás. Casi tropezó con el tronco en el que antes había estado sentado—. Esto tiene que acabarse.
— Tú no puedes tomar esa decisión, no te corresponde —la joven se acercó un par de pasos, con la vista fija en los ojos de su interlocutor. En esa mirada había algo, una cosa indeterminada.
— Claro que puedo. Esta es mi vida y quiero continuarla lejos de ti —exclamó el chico mientras gruesas y repentinas gotas de sudor surcaban su rostro. De alguna forma sabía que no se debía al calor del ambiente, sino a algo más.
— Yo te amo —exclamó la otra con una voz quebrantada, al borde del llanto, pero en sus ojos continuaba con aquella expresión terriblemente vacía de significado y, a la vez, llena de “algo” siniestro e indeterminado.
El muchacho sintió una gran opresión en el pecho al escuchar esas palabras. El aire que lo rodeaba se tornó sofocante de súbito. Parecía que su piel ardería en cualquier instante. Entonces lo recordó, supo de pronto el por qué estaba ahí haciendo tales declaraciones.
— ¡Tú estás muerta! —gritó reuniendo las fuerzas que le fueron permitidas. Él sí que estaba al borde del llanto. Sentía un millón de arpones ígneos que le traspasaban inclementes su corazón. Tal vez había cometido un error al ir ahí…
— Te equivocas, mi amor —la chica sonrío de nueva cuenta, pero en este gesto nada había de amable. Era más bien una mueca tan fría como la tumba en la que había estado reposando hasta entonces—. Tú me mataste. ¿Lo olvidas? Me enterraste aquí mismo.
—No… yo ya no… —el joven quiso replicar, pero las palabras no lograron salir de su boca. El calor que sentía era tan sofocante que lo obligo a postrarse en el húmedo suelo del bosque.
— Sí. Y desde entonces has venido a verme, cada noche. Continúas siendo el mismo adorable gusano que me estranguló con sus propias manos —dijo ella en un tono dulce al tiempo que su cuerpo comenzaba a transformarse, mostrando la pútrida criatura en la que la muerte la había convertido. Se acercó a su amado, quien se asfixiaba lentamente al tiempo que se abrasaba por dentro, y le acarició su tersa cabellera—. No te preocupes, cariño. Yo te ayudaré a ver la realidad, te ayudaré a que estemos juntos para siempre, amándonos en el mismo lugar que tú escogiste para nosotros… ¡Te he preparado un rinconcito tan acogedor en el infierno!

Cuentan los viajeros que pasan por esa zona del bosque que en ocasiones se llega a sentir un calor súbito y sofocante, acompañado por los gemidos de placer de una mujer y los desgarradores gritos de dolor de un hombre.

17 comentarios:

  1. ¡Wow! Ichabod, menudo relato tan potente! Comienza con suavidad, pero acaba dejándonos sin aliento.
    Buen trabajo! un beso =)

    ResponderEliminar
  2. muy buena historia, me gustó mucho
    a cada cual lo que le corresponde, no?

    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Este relato bien podría haber sido la continuación del mío, si no fuera porque al personaje masculino de mi cortita narración dudo mucho que le remordiera la conciencia.
    Me gustó leerte y ser tu compañero.
    Un saludo
    ibso

    ResponderEliminar
  4. Hola Ichabod, hiciste un excelente début.

    La imagen es muy sencilla de plasmar, pero tus palabras que son tan cálidas al principio de tu narrativa que más tarde son transformadas en el factor sorpresa tan intenso que mostraste en tu relato, se ganan tu talento como escritora.

    Sobre todo me apasionan las historias con leyendas urbanas.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  5. Guauu, pensé lo mismo que Ibso!!
    Mantuviste la expectación al máximo, tremendo final!!
    Me gustó mucho!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Como un relato de terror de esos que luego no te dejan dormir aunque sepas que nada es real. Me ha estremecido bastante leerlo, a decir verdad. No podía despegar la vista de la lectura.
    ¡Me ha gustado!

    ResponderEliminar
  7. ¿¿¿¿¿Pero qué os ha hecho a todas el mes de Mayo?????
    No me malinterpretes, yo encantada con que os desatéis y saquéis la vena gore/dramática, pero es que parece que estáis todos de acuerdo y que tres o cuatro nos hemos quedado fuera de onda jajaja
    El relato está muy bien, me gusta cómo juntas las palabras, tienes un aire elegante, aunque hay expresiones que me dejan patidifusa porque no las conocía. Lo único que queda raro de verdad creo que es "Apretó los labios, esperando la respuesta de aquella muchacha a la que si vida había estado tan atada." que ahí creo que se te metió el corrector automático del Word y te puso un "si" en lugar de un "su".
    HA sido un placer leer tu relato ^^

    ResponderEliminar
  8. ¡Y dale...! ¿Y los chicos, Xenariana? Tienes razón, joer, como está la peña con los dramas. Como el próximo mes se proponga un relato de humor, ya veo que vamos a acabar todos en el psiquiatra. En fin, Pilarín..

    Bien, yendo al grano, Ipso. Me he quedado pasta boniato con el final; muy bien desarrollado el suspense y me he partido la caja con el rinconcillo en el infierno. ¡Toma ya!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Ichabod: Muy buena y misteriosa historia, que habla del remordimiento de un asesino.
    Has sabido llevar el suspenso y rematas con un excelente final.
    Muy buena mancuerna, lograron complementar la historia y la imagen: Doña Ku

    ResponderEliminar
  10. Hola, Ichabod!

    En tu relato hay algunas cosas que, me parece, hay que corregir. Estas son algunas:

    "Si cualquiera lo hubiesen visto", se te coló una "n".

    "enseñando un par de blancas hileras", ok, todos sabemos que al sonreír se enseñan los dientes, pero vale la pena mencionarlo si armas la frase así.

    En fin, me ha gustado, me ha parecido muy inesperado el giro de la historia. Y sí que me he reído al final, jaja.

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. El final me encantó, a mi me gustan todas las cosas enrevesadas y oscuras, así que yo feliz leyendote XD!

    Saludos~

    ResponderEliminar
  12. Lo primero de todo decirte que es una pasada de relato. Cuando comence la lectura no imagine el curso de los acontecimientos y eso es maravilloso. Enhorabuena de todos los que he leido es mi favorito y he de decirte que esa coletilla del final...sublime...Solo te apunto unas cosillas que he visto y espero no te moleste en la frase "Si cualquiera lo hubiesen visto tal vez lo hubieran juzgado como un joven vago buscando perder el tiempo, pero ellos no conocían los motivos que lo llevaban a emprender esa caminata." Yo quitaría las N en (hubiesen y hubieran) en esta frase "Apretó los labios, esperando la respuesta de aquella muchacha a la que si vida había estado tan atada."( supongo que aquí el SI es un SU) y en esta "que lo obligo a postrarse" falta el acento en obligó... Me reitero en lo anterior espero no ser impertinente con mis correcciones y decirte que tu relato me ha encantado...Besisss

    ResponderEliminar
  13. ¡hola Ichabod! Tu relato es realmente sorprendente, el final jamas me lo imagine, me puso los pelos de punta :)

    ResponderEliminar
  14. Uuuh mira que no me lo esperaba, aunque el tipo andaba muy misterioso al principio, luego me imagine una historia romántica y terminó en algo distinto, jeje me has sorprendido pero me gusto tu historia, asi que felicidades y gracias por compartirla :)

    ResponderEliminar
  15. ¡Te he preparado un rinconcito tan acogedor en el infierno! Oh lo amé. Tu relato es maravilloso, no me hubiera imaginado ese giro en la historia.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  16. Intenso! muy original la historia, con un giro fantástico para el final. vi algunos detalles en la redacción que ya te comentaron antes... me gustó

    Nos leemos ^^

    ResponderEliminar